18 y 19 de noviembre en la UACh:

Participa en el Primer Encuentro de Medicina Biorreguladora del Sur de Chile

* Medicina integrativa, rol de la adecuada nutrición como complemento a la medicina biorreguladora, y mindfulness, son algunos de los temas que tratarán expertos invitados. Inscripciones se extienden hasta el martes 15 de noviembre.

El viernes 18 de noviembre en la sala Paraninfo de la Universidad Austral de Chile, Campus Isla Teja en Valdivia, se realizará el 1° Encuentro de Medicina Biorreguladora del Sur de Chile: expandiendo conocimientos, jornada abierta a todos los profesionales de la salud que deseen expandir sus conocimientos a esta área y a quienes se dedican a esta disciplina y quieran actualizarse, a través de profesores invitados de la más alta calificación en el tema.

Medicina integrativa, rol de la adecuada nutrición como complemento a la medicina biorreguladora, y mindfulness, son algunos de los tópicos que se tratarán en este cencuentro. (Ver programa aquí)

Las inscripciones deben realizarse hasta el martes 15 de noviembre en este enlace (incluye valores e instrucciones de pago). 

¿Qué es la medicina biorreguladora?

La medicina biorreguladora estimula los propios mecanismos el cuerpo humano para recuperarse prácticamente de cualquier embate interno o externo que pueda tener. Lo que sucede desde el paradigma de la medicina convencional y alopática es que se trabaja en la supresión o bloqueo de las manifestaciones biológicas a través de los medicamentos “anti” (antiinflamatorios, antialérgicos, antihistamínicos, antiácidos, antihipertensivos), que bloquean una manifestación biológica y con ello alteran de forma significativa las propias capacidades de regulación que tiene el cuerpo.

En cambio la medicina biorreguladora funciona desde el paradigma de ayudar al cuerpo en este proceso de autorregulación, con distintos tipos de terapias que permiten encauzar de alguna manera estas capacidades mediante estímulos que son generalmente inocuos y permiten estimular las propias capacidades curativas que tiene nuestro organismo, a través de una regulación de los sistemas y no de un bloqueo.

A fines de 2012 y durante 2013 se generó en Chile una suerte de intercomunicación entre los médicos y profesionales que trabajan esta línea biorreguladora, comenzando a potenciarse y también responder a pacientes que ya están pidiendo otra visión, o completar por lo menos el enfoque la medicina convencional y trabajar conjuntamente y de forma amigable los dos paradigmas.