Sobre hantavirus y otros temas trató Dra. Carola Otth en programa El Antropoceno

* En espacio radial, la experta de la Facultad de Medicina habló sobre proyecto FIC del Gobierno Regional que ha permitido fortalecer el equipamiento y laboratorio de Virología de la UACh, investigaciones relacionadas con el diagnóstico de hantavirus y próxima georeferenciación temporal de sectores donde se encuentren ratones portadores de este virus.

Dra. Carola Otth Lagunas.
Dra. Carola Otth Lagunas.

Escuchar programa en este enlace

Con la idea de conversar sobre los diferentes proyectos e investigaciones que está llevando a cabo la docente e investigadora de la Universidad Austral de Chile, Dra. Carola Otth Lagunas, fue invitada al programa radial El Antropoceno que transmite Radio UACh los días lunes a las 18 horas por el dial 90.1 FM y online en sitio Vinculación con el Medio

La charla, que fue dirigida por el Asesor Científico Carlos Valdovinos, se enmarcó en un diálogo ameno que permitió conocer en forma coloquial los alcances y efectos de la infección por  hantavirus, como asimismo, las indicaciones y medidas que se deben adoptar al momento de verse afectado por algún síntoma relativo al virus.

La Dra. Carola Otth señaló en primer lugar que la investigación que está realizando actualmente, se enmarca en un proyecto FIC del Gobierno Regional, aprobado el año 2015 y que ha permitido fortalecer el equipamiento y laboratorio de Virología de la UACh para el desarrollo del diagnóstico de hantavirus. El mismo proyecto permitirá, durante el próximo año, hacer una georeferenciación temporal de los sectores donde se encuentren ratones portadores del virus.

Uno de los efectos principales del virus en el ser humano, al no ser tratado en forma oportuna,  es generar un edema pulmonar. Al inicio, los síntomas se confunden con los de la influenza, generando que la persona piense que se trata de un “resfrío o gripe”. Es por ello que es muy importante, al momento de acudir al hospital, informar cuál fue la rutina previa a la aparición de los síntomas, como por ejemplo, haber estado en el sector rural,  en un lugar cerrado y deshabitado por un tiempo. Para el diagnóstico ello es fundamental, porque permite adoptar medidas oportunas; hay que tener en cuenta que a los 4 o 5 días, los síntomas se agravan y pueden ser irreversibles.

Autosustentabilidad local para el diagnóstico

De acuerdo a las estadísticas, en la Región de Los Ríos se han detectado este año, 3 casos de contagio, de los cuales sólo 1 ha sobrevivido. El tratamiento se orienta puntualmente a entregar ventilación mecánica.

En cuanto al diagnóstico,  es importante destacar que dentro de los logros de la ejecución del proyecto FIC, se encuentra el desarrollo y  validación de un ELISA IgM de captura con la proteína y  anticuerpos  específicos  sintetizados localmente. Este logro fue producto de la vasta experiencia del Dr. Hugo Folch en síntesis de Acs policlonales y el equipo de trabajo de la Dra. Maritza Navarrete con los Bioquímicos Israel Giacamann y Luis Leyton.

La estandarización y validación de la técnica permite la autosustentabilidad local para el diagnóstico, técnica que prontamente será verificada en el Instituto de Salud Pública. Cabe destacar que el laboratorio de la Universidad Austral de Chile, es uno de los 3 laboratorios de referencia que existen en el país, los otros son el del Instituto de Salud Pública y el de la Universidad Católica de Santiago.

Un tema relevante que se trató en la conversación fue la consulta si el hantavirus se puede transmitir de persona a persona, ante lo que la investigadora señaló que los estudios han permitido comprobar que el hantavirus Andes es el único que se puede transmitir entre seres humanos, siempre y cuando haya habido un estrecho contacto, como por ejemplo, entre esposos o entre padres e hijos que hayan compartido habitación.

Actualmente el proyecto se encuentra en etapa de captura de muestras, lo que se realiza en conjunto con profesionales del Instituto de Medicina Preventiva Veterinaria de la UACh liderados por el Dr. Gustavo Monti, y asesorados por Departamento de Zoonosis de la Seremi de Salud.

Cabe destacar que el análisis de estas muestras permitirá hacer la georeferenciación, la cual es una fotografía que identifica los lugares donde hay roedores positivos, en un determinado momento. La idea es que a futuro, se sigan haciendo este tipo de estudios, ya que los roedores reservorios generalmente van migrando dependiendo de las condiciones ambientales que se presentan.

Escrito por: Comunicaciones Proyecto FIC 15-20 / Paulo Lehmann Preisler - Periodista Facultad de Medicina UACh