Experto internacional resaltó la importancia de “estar presentes” en el acto clínico

* Dr. Ronald Epstein visitó la UACh, donde compartió su investigación y experiencia para una buena relación y comunicación entre profesional de la salud y paciente, desarrollando además la capacidad para manejar su trabajo de forma consciente, eficiente y de prevención del estrés laboral.

Ver galería fotográfica

Profesionales, docentes y estudiantes participaron de la conferencia "Más allá de la resiliencia: florecer en la práctica clínica", realizada en la Universidad Austral de Chile por el Dr. Ronald Epstein, médico de familia, académico de la Universidad de Rochester e investigador de primera línea mundial en la comunicación médico-paciente y en autocuidado de los profesionales de la salud.

Organizada por el Instituto de Neurociencias Clínicas de la Facultad de Medicina y el Grupo de Investigación en Mindfulness, Salud Mental y Cutura, la actividad se llevó a cabo el lunes 26 de marzo en la Sala Paraninfo de la DAE, Campus Isla Teja UACh en Valdivia, siendo inaugurada por el académico de este Instituto y uno de los coordinadores del evento, Dr. Psiq. Edwin Krogh, quien agradeció la alta asistencia y presencia del Dr. Ronald Epstein.

El docente UACh enfatizó en la importancia de preguntarse “cuál o cuáles son los caminos que pueden construir nuestra capacidad de estar verdaderamente presentes en un encuentro en salud, y cómo vive el paciente el que estemos o no presentes cuando es atendido. Lo que transcurre en el encuentro en salud, representa una poderosa forma de cuidar a otros, pero también a nosotros mismos”.

En este contexto, explicó que estas interrogantes “me fueron acercando al trabajo del Dr. Epstein, encontrando en él una profunda fuente de inspiración para investigar y aplicar sus descubrimientos y enseñanzas en el campo de la salud”.

Importante trayectoria

El Dr. Krogh también destacó el nivel y trayectoria del experto invitado. El Dr. Ronald Epstein es Profesor de Medicina Familiar, Psiquiatría, Oncología y Medicina de la Escuela de Medicina de la Universidad de Rochester, Estados Unidos, y se encuentra ampliamente acreditado como Médico Familiar y Especialista en Cuidados Paliativos.

Además, resaltó que es “mundialmente conocido por su trabajo investigativo en Comunicación en Salud y Educación Médica, desarrollando un extenso cuerpo investigativo en torno a lo que se ha denominado Mindful Practice, impronta de la relación entre clínico y paciente que busca desarrollar en clínicos la capacidad para manejar su trabajo de una forma consciente, eficiente y de prevención del Síndrome Burnout o estrés laboral”.

El Dr. Epstein también es director del Centro para la Investigación en Comunicación y Disparidad, cuyo foco está orientado a mejorar la comunicación entre clínicos, pacientes y sus familias. Asimismo, es co-director del programa Deans Teaching Fellowship, que promueve la excelencia en educación médica. Además, cuenta con más de 250 publicaciones y ha sido galardonado con múltiples premios como, entre otros, el de la Academia Americana de Comunicación en Salud, el premio Humanismo en Medicina de la Academia de Medicina de Nueva York, y una Beca Fullbright para participar en un Instituto para Estudios de la Salud en Barcelona.

Académico visitante de la Universidad de Sidney, es  un invitado frecuente para realizar conferencias magistrales en congresos internacionales sobre medicina, comunicación en salud y Mindfulness aplicado a la salud.

Presencia y honestidad

A sala repleta, el Dr. Ronald Epstein explicó sobre la importancia de “estar presentes” durante el acto clínico, incluyendo las opciones y decisiones que practiquemos en la manera de tomar posición con nuestros valores y aspiraciones.

Al respecto, dijo que desde su perspectiva el Mindfulness en el entorno de los profesionales de salud tiene algunos aspectos claves, como la atención u “observación, prestar atención a lo que está frente a nuestros ojos y que a veces cometemos el error de no verlo”, la curiosidad y la capacidad de captar una situación desde dos perspectivas a la vez.

En cuanto a algunos consejos para “florecer en la práctica clínica”, sugiere realizar prácticas contemplativas (meditación) dos veces al día, por dos minutos. Luego ir aumentando “según la tolerancia”. En cuanto a prácticas informales, aconseja “detenerse un momento, respirar, permanecer quieto y luego continuar”.

Sugiere además tomar conciencia acerca de cuáles son algunas señales de alerta tempranas del estrés y cuáles sensaciones coporales, pensamientos y sentimientos acompañan estas señales de alerta; para luego conversar este tema con un o una colega.

También recordar alguna experiencia particularmente significativa con un paciente, cliente o colega, tomarse 5 minutos y anotar algunos elementos clave de la historia, antes de contarla.

Otro aspecto fundamental es “la escucha profunda, pasar la mayor parte del tiempo escuchando, sin interrumpir, interesarse en la experiencia de su compañero, para luego hacer preguntas que tengan como objetivo profundizar en su comprensión del relato. Además ser consciente de sus propias respuestas, notar lo que está atrayendo su atención acerca de la historia, observar sin hacer interpretaciones, dar consejos o hablar de usted mismo”.

Acerca de su propia experiencia, dijo que el simple hecho de reunir a los compañeros profesionales de la salud en un lugar de encuentro, que les invite a reflexionar más profundamente, tiene “un tremendo efecto, como un verdadero motor para desarrollar una comunidad y fomentar la introspección”.

Hacerse más presente, tomarse más tiempo con los pacientes, escucharlos. Ser honesto, “cuando instalas la práctica de pensar y hablar con honestidad, pensar más claramente, definitivamente esto se filtra a tu trabajo y a tu familia todos los días…”.